Este 27 de febrero, en el programa sobre coaching“La Vida en Rosetta” que dirige Rosetta Forner en Onda Mujer y con el que colaboro, hablamos sobre marca personal y lanzamos la pregunta clave: “¿Tú tienes marca personal?”, el tema que fue objeto de mi primer post en este blog en 2013… mucho nos  está costado a todos, y a mi también, hacer el cambio de chip para devenir en algo que como periodista y salvo que  formaras parte de un reducido starsystem, veías con malos ojos hace pocos años: convertirte tú mismo -el modesto plumilla- en el protagonista del relato…

personal branding

FOTO: Stuart Miles/ FreeDigitalPhotos.net

Va (o iba)  contra la naturaleza de un periodista de raza y mas aún de una persona tímida o con poco ego, el aparecer y figurar delante de la noticia. Para que os hagáis una idea, cuando empecé a dirigir portales de internet en el año 2000, ni siquiera firmaba los cientos de artículos que escribía y publicaba en la Red, porque en el entorno concreto de la empresa en la que trabajaba en aquella época, se habría considerado autobombo.

Y es que “El autobombo es un arte difícil”, y así lo hemos creido firmemente los periodistas para huir de él, en paradójica contraposición con el desmesurado placer que el ego nos hace sentir cuando visualizamos nuestra firma en un medio de papel.

Porque la firma de un periodista en un medio escrito ha sido siempre sagrada…pero.. ¿en internet? Cuando empecé en este soporte, como decía, ni siquiera se lo consideraba un medio. Las empresas que lo respaldaban no eran periodísticas sino del sector de las telecomunicaciones. ISP´s que no creían en los contenidos, y que no veian el negocio ni por tanto el interés.

Pero el tiempo ha pasado, y, como suele ocurrir, ahora vivimos en el otro extremo. “Se lleva el autobombo“, que diría mi viejo maestro de periodistas, Alfredo Semprún, subdirector de La Razón. Hoy lo importante para tener valor en el mercado laboral es figurar, tener sello de experto, ser alguien… en Google al menos. Es más, sin ese sello, te desvalorizas hasta no ser nadie. Algunos aseguran que “hasta no existir“. Y al parecer da igual lo buen profesional que seas o hayas sido. ¿Tienes twitter? ¿Tienes un blog? ¿Cuantos contactos tienes en Linkedin? Y lo más importante.. ¿que dice de ti Google?

Autobombo vs. Personal Branding

Y aquí entra la reflexión que hago hoy y que llevé al programa de Rosetta. No hay que confundir el autobombo con el personal branding, aunque tengan puntos en cómún. Digamos que son conceptos adyacentes, pero que el segundo sería sinómino de una buena gestión de la marca personal y el primero de todo lo contrario.

El limite es muy nebuloso y hay que tener cuidado de no cruzarse sin querer al otro lado.

De modo que aquel día la Forner me propuso hablar de Marca personal en la radio y acepté el reto de contar en 10 minutos  lo que he ido aprendiendo en toda una vida dedicada a la Comunicación, el Marketing, los Medios, las Redes Sociales y recientemente de manera más intensa el Personal Branding propio y ajeno al que en parte me dedico.

Agradezco desde aqui a todos los profesionales que llegaron antes que yo al proceloso mundo del branding personal lo mucho que aprendo cada día de ellos gracias a la información generosa, abierta y espontánea que ofrecen las redes. Esto, unido a la praxis diaria y ejecutiva del community management, del posicionamiento o de la estrategia de contenidos, me ha dado una perspectiva amplia para poder tener claras un par de cosas. Y estas son algunas lineas maestras que puedo resumiros sobre el personal branding.

1. La marca personal es cosa ya de todos. No podemos escapar y vas a tener que entrar aunque no quieras, asi que ponte las pilas.

2. Personal Branding es hacer una buena gestión de tu marca personal. Autobombo es lo contrario.

3. En la marca personal, no se trata de inventar, sino de descubrir y comunicar. Necesitas primero un adecuado autoconocimiento de ti mism@ y luego saber cómo contar quién eres y lo que tienes de especial, por qué vias y con qué lenguaje

4. A la hora de seguir estrategias, lo que básicamente necesitas es constancia, autenticidad y coherencia.

5. Olvídate de pretender ser quien no eres. Por muy grande que haya sido la explosión de la marca personal 2.0 (porque la marca personal ha existido desde siempre; lo novedoso ahora son los medios para trabajar sobre ella), no podrás engañar a nadie. Aparentar ser, inventar una marca no ajustada a la realidad, solo te traerá problemas, tensiones y malestar. Que hay vendedores de humo, si que los hay. Siempre los ha habido, pero espero que a tí no te apetezca ser uno de ellos.

6. Como en todo, por mucho que trabajes tu marca personal no te vas a convertir en Brad Pitt si eres el Chiquilicuatre. Eres lo que eres, pero la buena noticia es que puedes llegar a tener una marca personal más fuerte que la de profesionales con más curriculum que tú. A traves de la confianza que seas capaz de generar y de habilidades que no se relacionan exclusivamente con tu valor académico o el puesto que desempeñes sino con tu trayectoria, tu actitud y tus valores.

Os dejo la conversación sobre el tema en el programa de Onda Mujer. Empieza a partir del minuto 21:00