niña-emprendedoraHabrá quién diga que ésta parece una fecha casi absurda, que “no sé lo siguiente que vamos a celebrar”. Si; es verdad, tenemos días para casi todo, hitos de los calendarios que se han establecido para recordarnos determinadas causas,  déficits de atención que debemos subsanar, sin que eso signifique que debamos perder de vista esas causas el resto del año, pero, fijaos…el Día Internacional de las Niñas en las TIC, en las Tecnologías de la Información, en las Nuevas Tecnologías, no es baladí.

Tradicionalmente, el hombre ha dominado las carreras de Ciencias y Tecnologías que poco a poco, las mujeres hemos ido conquistando. Las ingenierías, la informática, han sido hasta hace poco territorio del hombre, y aunque se observa una mayor paridad en el ámbito académico, al pasar al nivel profesional, los hombres siguen ganando por goleada  a las mujeres, que con tanto esfuerzo hemos ido abriendo campos en Humanidades y Ciencias Sociales, pero aún en  la retaguardia de ese tipo de actividad profesional.

La primera y facilona tentación es aducir que la mujer no se siente atraída por este tipo de carreras más técnicas, que somos más de interesarnos por el acercamiento y calor humanos y que las máquinas no nos resultan especialmente atractivas, pero datos de un estudio realizado por el Gobierno de España, apuntan a que la diferencia entre hombres y mujeres, por ejemplo, en el simple uso de Internet, puede justificarse debido a la desventaja de la mujer (en cuanto a formación e integración en el mundo laboral) que se arrastra de tiempos pasados. Es decir, que lo que hay es un gap generacional; que las mujeres vamos con retraso en la incorporación a las Nuevas Tecnologías debido al desfase que cargamos desde el punto de vista académico y profesional heredado de generaciones anteriores. Así al menos lo sostenía el estudio “Mujeres y Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación realizado por Red2RedConsultores en 2008 para el Ministerio de Igualdad vigente por entonces, que asegura que las nuevas generaciones no verán diferencias entre niños y niñas a la hora de utilizar e incorporar a sus vidas las Nuevas Tecnologías y  por tanto tampoco a la hora de trabajar con ellas o hacer de estas herramientas su profesión.

Por si acaso, en Womantalent nos hicimos hace meses eco de la convocatoria del Premio Ada Byron a la mujer Tecnóloga, que este año acaba de ganar la doctora en lingüística Montserrat Meya, especialista en el lenguaje informático. Este Premio organizado por la Universidad de Deusto,  trata de impulsar y reconocer a las mujeres que están haciedo una labor extraordinaria en el campo de las tecnologías, una pretensión que en Estados Unidos lleva consolidándose desde  los años 70 del siglo pasado, y en Europa desde los 80, como nos cuenta en España la AMIT (Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas), fundada en España, un “poquito” más tarde,  en 2001.

La AMIT explica en su página web que “el interés por promover la paridad de género en todos los ámbitos, y particularmente en la Ciencia y la Tecnología, comenzó en los Estados Unidos  con la fundación de la Association for Women in Science, www.awis.org en 1971, y en Europa apareció con iniciativas de los países nórdicos y el Reino Unido, a las que siguieron una sensibilización general de la Comunidad Europea que culminó, en 1999, en la formación del “Grupo de Helsinki” para examinar la situación de las mujeres en Ciencia en 30 países.

El plan de acción para promover la igualdad de género en este área incluyó la elaboración por un grupo de expertas/os del informe ETAN, publicado en el año 2000. Los datos de ese informe demostraban que las mujeres investigadoras y docentes están, en palabras del ex Comisario europeo Philippe Busquin, “sub-representadas en los puestos clave en los 30 países,…discriminación debida a múltiples factores“.

Nuestras hijas seguramente no vivirán una formación discriminatoria en el área de las tecnologías con respecto a nuestros hijos, pero hay otros peligros, como que sutilmente, se las dirija- incluso que nosotras lo hagamos de manera inconsciente- hacia otro tipo de habilidades por sesgos culturales que nos pueden pasar inadvertidos.

Así, es interesante ver los resultados de la encuesta, realizada por SWIFT (“Supporting Women in Information Technology”) con sede en Vancouver, Canadá,  en la que se trabajó con 7.411 participantes a los que se les hicieron preguntas sobre sus opciones de carrera. Según la encuesta, las mujeres tendemos a creer que no tenemos el conjunto de habilidades necesarias para tener éxito en el campo de la Informática.

¿A qué se debe eso? Debemos preguntárnoslo y asumir que de las capacidades particulares y preferencias personales de cada uno, hombre o mujer, dependerá que en el futuro nuestros hijos sean tecnólogos o no, pero debemos asegurarnos de que esa igualdad en la formación les llega y hacer saber a las chicas que en Tecnología, como en todas o casi todas las áreas, podemos llegar a lo más alto sin distinción de género.

+ info:

Artículo original publicado en Womantalent.com