construir-marca-personalRosa Yumey Marcos Blázquez, miembro del grupo Womantalent en Linkedin, nos planteaba  en los debates como tema la construcción de una marca personal que debe ajustarse a la realidad de cada persona. Partiendo de un excelente artículo de Rafael Cera en puromarketing.com  y que Rosa aportaba, razonaba yo que en efecto, debemos analizar bien qué es o qué debe ser la marca personal entendiendo que no se trata de plasmar ante el mundo una imagen ideal sino de reflejar lo que realmente somos y podemos aportar.

De nada sirve crear una imagen de profesional perfecto si no puedes ofrecer lo que dices y esa maniobra, que puede funcionar a corto, irá en nuestra contra a medio y largo plazo.

Un tema apasionante que me hace reflexionar sobre muchos comportamientos que observo en la Red

¿Miente la gente al autodefinir sus habilidades, conocimientos y experiencias?

Mi opinión es que en general no, pero antes de recurrir a la alevosía, encuentro tres motivos por los que puede estar sucediendo que los profesionales  proyecten imágenes no reales de sí mismos: 1) Que el profesional tenga un alto concepto de sí mismo: falta de autocrítica y de modestia, distorsión de la propia realidad, alucinaciones o delirios de grandeza 2) Que la humildad en el entorno del personal branding no tenga sentido y lleve a esgrimir cada input recibido considerando la lectura de un post como la realización de un máster en la especialidad que proceda. Y 3)  Finalmente, que esté sintiendo una fuerte presión por adaptar su perfil a los nuevos tiempos porque la falta de adecuación a los nuevos conceptos, términos y profesiones incipientes = “eres un pringado y te has quedado fuera de juego”.

¡Cómo no vas a ser un experto en SEO y SEM, en Community Management o en Nuevas Tecnologías!

Hoy en día y cada vez más, si en tu perfil no dices que eres experto en una o varias de estas nuevas áreas profesionales, aunque  acabes de aterrizar en ella,  ten por seguro que va a parecer que no eres nadie… el resultado es que luego nos encontramos con personas que no han llevado una comunidad en su vida y se declaran especialistas en community management por haber hecho un curso – o ni eso-,  o con personas que no saben qué es una keyword, una url canónica o un backlink y se dicen expertas en SEO…

El caso de la “experta en Internet” que buscaba a Seo

Para ilustrar este asunto, aunque pase al terreno personal, os diré que viví en directo un caso asombroso de una directiva con la que trabajé que decía ser “experta en Internet” y luego te preguntaba “¿Qué es una url?” o ¿Qué es eso de la landinpeich“? El colmo de lo hilarante llegó el día en que deambulaba por la planta en la que estaba el departamento de Internet buscando a un tal Seo… “¿Habeis visto a Seo?” preguntaba tan convencida… “¿Te refieres a Lino?” le preguntó alguien. (Lino era nuestro especialista en SEO)”Ah! ¿Pero no se llamaba Seo?“, repuso, estupefacta.

Lo mejor de todo. Ella seguía afirmando su expertise en el área en cada reunión y en cada rincón a todo el que quisiera escucharla y en la empresa, un conglomerado de medios donde la cúpula lo ignoraba todo sobre Internet, estaban convencidos de ello. Verídico.

Los dioses me libren de la tentación de comprobar si persiste en su empeño a través de su perfil en Linkedin, pero me imagino que si y casi puedo ver cómo se definirá… y muchos creerán en lo que dice.

La realidad es que para la gente del sector, la que verdaderamente está en el sector, esta persona era la comidilla del dia y el hazmerreir general gracias a anécdotas insuperables como la del día que hizo un DAFO sobre uno de los portales web… Escrito en papel, a mano, y de la manera menos científica que podais imaginaros… ese incunable causó tal estupor que estuvo días colgado en el tablón de anuncios de la planta de Internet (alguien tuvo esa malévola idea) para que todo el que pasara pudiera solazarse y partirse de risa con la graciosa ocurrencia, porque era imposible pensar que lo había escrito en serio.

Profesionales así, de una vieja guardia, por desgracia, irreciclable, los hay, y, aunque tarde, ellos también han llegado a las redes sociales y a los perfiles de Linkedin. Naturalmente no van a definirse como “Fulanito Perez. Neofito en internet, poco amigo de las redes sociales, y no tengo ni idea de lo que es la web 2.0...”

Jóvenes sin experiencia que tienen los conocimientos teóricos pero quizás no todo el know how necesario se erigen igualmente como expertos en áreas novedosas...y no todos los son, creedme.

Si que tienen más facilidad, pues hoy en día, los nativos de internet dominan desde su mas tierna edad muchas ciencias ocultas para el resto de los mortales. Es difícil separar el polvo de la paja ante tal cantidad de perfiles y con las nuevas especialidades y demandas del mercado apareciendo por decenas cada año…

Creo que esto evolucionará y los perfiles profesionales  requerirán cada vez de un mayor contraste de sus datos, avales, recomendaciones y pruebas de la experiencia.., así está ocurriendo ya con los “endorsement” y las recomendaciones de Linkedin o con los exámenes de idiomas y psicotécnicos que proponen portales como Infojobs, por ahora no obligatorios pero en camino de serlo, a la hora de afirmar que se habla francés o que  se sabe gestionar un equipo.

Mientras tanto, una gran cantidad de gente ha entrado al trapo de dejar su huella digital y construir su marca personal. No queda más remedio, pues o estas en las redes “o no existes“. Pero ojo, aviso a navegantes:  de cómo construyas esa marca, de la honestidad que tengas a la hora de mostrar quién eres, dependerá tu credibilidad de mañana.

Artículo original publicado en womantalent.com